El llamado a la madurez espiritual

Vivimos un momento sin igual, el planeta tierra está haciendo un pasaje madurativo que le permitirá dejar de ser una célula niña para pasar a convertirse en una célula adulta jóven. Esto la lleva a elevar su frecuencia en perfecta sintonía con el plan de evolución y elevación universal.

Y nosotros, sus hermanos, también estamos siendo impulsados a realizar el mismo proceso.

Esto nos confronta y nos lleva a elegir entre: una supuesta «adultez» enmascarada, inconsciente y dormida, una niñez eterna cargada de irresponsabilidad y peligrosa ingenuidad o asumir el compromiso que implica la conquista de la madurez humana y espiritual.

Si bien es verdad,  que para muchos de nosotros el despertar a lo esencial llegó de la mano de la expresión del niño interior, podemos ver entorpecido el camino evolutivo humano y espiritual, si no damos el próximo paso hacia la adultez.

Este pasaje requiere determinación, mucho Amor a la Verdad y genuino coraje.  

Altas cuotas de sufrimiento tuve que experimentar hasta tomar la decisión de entregarme a la guía que me permitiría hacer este pasaje. La verdad, no es placentero ni agradable este tramo del camino. Nos despoja de todas las ilusiones, nos deja al desnudo con todo lo que escondimos debajo de la alfombra y nos pone de rodillas frente a la existencia

Hacerlo me llevó a atravesar espacios mentales cargados de infierno, pánico, angustía, desesperación, desolación y a desenmantelar grandes cuotas de ignorancia e inconsciencia. Pero al mismo tiempo fue este proceso el que despertó un auténtico Amor incondicional.

A vos te comparto, el despertar del niñ@ es solo el comienzo del proceso de liberación. Continúa con el orgánico y natural despliegue interno que lo llevará al autoreconocimiento profundo. Es en este proceso que va des- cubriéndose, recordándose, explorándose y experimentándose en la abundancia divina que lo constituye.  A medida que se entrega a esta experiencia activará el potencial de autosanación,  autorrealización para lanzarse a la maravillosa instancia de Ser existencia compartiéndose con los demás a través de la vocación original que lo expresa. Es decir, hacer el pasaje que lo lleva a la jóven adultez y asumir el compromiso con los dictados de su corazón. De este modo encuentra, en su interior, su lugar en el mundo y junto con ello la función alinaeda con el plan evolutivo grobal.

La vocación original es el Hacer a través del cual el Ser  expresa su existencia pura, sencilla, auténtica y divina.

La vocación original es, en esencia,  lo que estamos destinados a Ser en el hacer.  

A vos te inspiro!! Más allá del pánico está la verdad de tu existencia. Atravesar ese umbral te llevará de regreso a casa, el Hogar al que anhelamos regresar, el hogar donde permanecemos unidos.

Con profundo amor

Lina Carina Tacconi

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.