Hoy más que nunca…

Nos encontramos en un escenario de crisis, una masiva ruptura de lo conocido. Para mi las crisis son oportunidades maravillosas. Las veo como una especie de cachetazo que nos despierta a una realidad, que existía, pero que por estar tomados por ese «yo ilusorio» que nos hace vivir en estado de automatismo, esclavitud, e inconsciencia no podíamos ver ni sentir.

Este tiempo en casa podemos tomar fuerza para no ceder el poder a los hábitos autómatas de «distracción». Dejar de propagar en casa otro virus del que no se habla, la desconexión del mundo interno, la ausencia de contacto con el Ser Original que somos.

Que tal si usamos este tiempo para mirar cómo vivimos, quién guía nuestra vida. Como humanidad en cisis, estamos frente a una oportunidad sublime de iniciar un camino de profunda transformación que nos lleve a asumir el compromiso de darnos a luz a nosotros mismos.

Empezar a conocer el Ser Creador que en esencia somos. En su parte luminosa pero también en su parte oscura.

La Educación del Ser Creador nos recuerda que el Ser Original Creador se expresa a través de tres mentes:

Ser Creador Original

Mente Original (Niño Divino): esta mente no es afectada por la experiencia humana, trae la sabiduría original, la vocación original, las inspiraciones más elevadas y el sentido profundo de la vida, se nutre de la Fuente Creadora Universal.

Mente femenina: recibe la sustancia, el contenido original

Mente masculina: le da forma y manifestación concreta a la información sutil que llega de las otras mentes más sutiles.

Cada una de estas mentes tiene un potencial interno creativo diferente, intrinseco y en estado de latencia, disponible para aportarlo al triángulo. Trabajando en Unidad se forman la trinidad, esta mente co-creadora de todo lo bello que en esencia somos.

A través de estas tres mentes, del potencial creativo esencial de cada una de ellas, que difiere entre sí, se expresa el Ser Original en la tierra. En los planos superiores, (centro cardíaco, laringeo, intuición estas mentes están intactas y nutridas por el centro corona.

En los planos inferiores (centro raiz, sexual y plexo solar) están en estado de profunda distorsión. Es decir, cubiertos por energía-pensamiento-emoción distorsionada que para llegar a conectar con la pureza que en esencia son, necesitan atravesar un profundo proceso de de construcción, dilusión de los mecanismos de defensa, alquimina, trasnmutación y transfiguración.

El camino de ascenso, es aquel que nos lleva a conectar con los centros superiores. Este proceso es muy hermoso, se siente expansión, amor, profunda conexión con un entendimiento superior al humano.

Pero este proceso estaría incompleto si no incluimos trabajar en deconstruir y rectificar el ser inferior. Ese «yo»creado por miedo, dependencia e ignorancia. El ser inferior es autómata, esclavo, repite patrones heredados una y otra vez, su conciencia es colectiva, siente lo que sienten todos, y hace lo que hace la masa. Es el virus de las mil caras, lo mueve la enfermedad más desbastadora de toda la humanidad: LA AMBICIÓN. Ambición que puede ser material, de poder, de «afecto» (ser queridos y adorados por los demás). Puede disfrazarse de todo y presentarse con muchas caras. Este es nuestro principal enemigo, el principal virus a erradicar, está dentro nuestro, crece y se alimenta a través de los condicionamientos externos, por el conocimiento invertido, distorsionado o falso. Este ser también se expresa a través de las tres mentes, en los planos inferiores, todas ellas en estado de distorsión.

La mente masculina toma la forma de Supremacia, dominación, superioridad, liderazgo, falso poder., frialdad e indiferencia emocional. Cuando sana es acción, concreción, manifestación en el plano de la forma pero a favor de la luz.

La mente femenina toma la forma de voluntarismo, falsa bondad, victimismo, depresión, sentimentalismo, sigue e idolatra a la mente masculina distorsionada. Cuando sana es receptora y gran cuidadora de la vida esencial, del niño interior puro.

La mente del niño herido toma la forma de falsa tranquilidad, despotismo, rebeldía, sobreadaptación o exigencia. Cuando sana expresa pureza y autenticidad.

Cuando la mente masculina ejerce dominación y supremacia sobre la mente receptiva femenina creativa, que se niega a sí misma y de este modo queda en estado de inseguridad para recibir, escuchar y entregarse a la sabiduría de la mente pura, el niño. De este modo creamos oscuridad y la misma se expresa en la tierra. El sistema que se está quebrando fue creado por estas mentes distorsionadas. Se está quebando fuera porque primero se está quebrando dentro. La mente masculina por dominación y la femenina por sumisión. En su guerra no ven al niño que los mira cargado de pánico, desesperación y soledad. Esta guerra y esta crisis está sucediendo dentro de cada uno de nosotros, en menor o mayor medida. No sirve luchar hacia fuera, es tiempo de reconocer que lo que es afuera, lo que nos rodea, primero fue creado y existe en el interior de nuestra mente.

En la Era de Acuario cada uno está llamado a asumir el compromiso con uno mismo y emprender la tarea que lo lleve de regreso al hogar, expresar la luz e iluminar y disolver la oscuridad. Estar iluminados es ausencia total de distorsión y ese es el único trabajo real y evolutivo que vinimos a hacer. Manifestar ya no es concretar, producir, conservar lo que no sirve, cueste lo que cueste, caiga quien caiga y a cualquier precio. La real manifestación hoy pasa por expresar la pureza que somos en el cielo, aquí, en los planos bajos, en la tierra. Y ese proceso incluye reconocer y dejar morir el «yo ilusorio». No hay Maestros externos, a lo sumo hermanos haciendo el camino unos pasos más adelante que asistidos por la fuente cuentan con dones del espíritu, la conexión más afinada, abiertos a compartirse y compartir la experiencia que les da estar haciendo el mismo camino.

Para salir de los pensamientos colectivos y liberarnos del yugo de la esclavitud se necesita una mente abierta capaz de poner en duda todo lo conocido, mucho coraje, pedir ayuda y mucha determinación. La enfermedad de LA AMBICIÓN se cura con mucha RENUNCIA, no solo a lo material, sino también a los placeres y las bajas pasiones, y a los esquemas de pensamientos rígidos y convencionales.

Detrás de todos los condicionamientos, energía pensamiento (falsas creencias) y energía emocional (miedo, resentimiento, soledad, abandono, dolor, odio), yace un núcleo puro y cristalino, el niño humano que no percibió en la tierra la vibración de amor incondicional, la mirada, la escucha profunda, la asistencia a sus necesidades físicas, mentales y emocionales genuinas que le permitan sentirse seguro para poder expresar quién en esencia Es.

Este parate es una oportunidad maravillosa para descansar de ese yo esclavo y autómata. Es una oportunidad maravillosa para conectar con el Ser Original Creador. Para ello te hago llegar una guía para empezar a conocerte profundamente. Es tu decisión si este parar es más de lo mismo o es un inicio hacia un cambio que te permita comenzar a asumir el potencial interior latente, dormido, infinitamente sublime con el que fuiste dotado. La tierra y nosotros, como parte de ella, necesitamos elevar la vibración, dejar de alimentar lo falso y volcarnos hacia el encuentro con lo Verdadero.

1- ¿Conozco el Ser Creador que soy? ¿Cómo reconozco su presencia? ¿Cuál es el potencial creativo con el que fue dotado? ¿Cuál es su inclinación natural? ¿Qué es lo que lo enciende?

2- ¿Qué espacio tiene la creatividad en mi vida? ¿Cuál es el vínculo que tengo con lo creativo en mi? . ¿Lo subestimo, lo descalifico, le doy lugar, lo ignoro, tiene un lugar central?
3- ¿Qué conozco de cada una de las mentes? ¿A cuál le doy más espacio de expresión y manifestación? ¿Qué espacio tiene el Ser inferior?

4- ¿Qué talentos naturales, inclinaciones orgánicas, motivaciones puras reconozco en mi?¿Qué me sale naturalmente que al expresarlo me hace sentir alegría y plenitud?


5-¿ Para qué siento que he nacido? Podés hacerte a vos misma esta pregunta y deja que venga la respuesta desde el interior o desde aquello que te llega, por atracción, desde el mundo externo.

Conocerse profundamente requiere mucho tiempo y trabajo, ojalá esta guía que te comparto te sirva para nutrirte de lo que es verdaderamente importante. Buen comienzo de camino de regreso al Hogar.

Carina Tacconi

Sembrando y compartiendo «La Educación del Ser Creador»

2 comentarios

  1. andrea dice:

    si que este es un tiempo de ir para adentro, observarnos en lo personal y su reflejo en lo colectivo. Comparto tus palabras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.